Regalos promocionales: haz que tus clientes te quieran, y mucho.

En muchas ocasiones las empresas se pasan la mayor parte del tiempo en conseguir seducir a sus clientes y proveedores para llevarlos a su terreno. Una estrategia lenta y constante que como el buen amor, se fragua en los pequeños detalles del día a día.