¿Cómo evolucionan los logotipos de las marcas?

Evolución de los logos de las marcas - USBModels

Igual que las personas cambian de imagen con el paso de los años, las marcas no iban a ser menos. ¿Cuales son las tendencias de evolución de los logotipos?

¿Qué fue antes?, ¿el huevo o la gallina? ¿la marca o el logo? Ante esta disyuntiva, nos proponemos investigar y descubrir su evolución. El logotipo, tal cual lo conocemos hoy, remonta sus orígenes a la Revolución Industrial. Con la industrialización llegaron los cambios. Los productos hechos a mano y con la firma de su artesano como garantía de calidad, dejaban paso a la organización del trabajo y las producciones masivas en serie. Es ahí cuando surgió ¡el logo!

La mayoría de la población era analfabeta, ¿Cómo iban a diferenciar un producto de otro? ¡Había que ponérselo fácil! Empezaron por incluir imágenes en los envases, que más tarde, y a cargo de los productores, se completaron con el nombre de la empresa. Muchos de los comerciantes aprovechaban sus apellidos para dar nombre a sus marcas, como es el caso de Levi’s. Por tanto el logo cumplía dos funciones; diferenciar los productos similares dentro del mismo área local y marcar la garantía de calidad de los productos fabricados en serie.

Pero… ¿Cómo influyen los logos en la sociedad de consumo actual? Ante el mercado tan competitivo, son indispensables tanto para las empresas como para los consumidores. Un logo atractivo y memorable, ayuda a una empresa a permanecer en el mercado. Por otro lado, a los consumidores les resulta una señal muy útil para diferenciar los productos de su marca preferida. Un logo representa e identifica, sólo con un vistazo, muchos valores; desde la marca o el producto a una historia oculta.

En la actualidad, muchos de los logos han mantenido su esencia; sin embargo, otros han dado un giro completo a su imagen. ¿Qué debe tener un logo para enganchar? Los logos deben anticiparse a las tendencias teniendo en cuenta las necesidades de su target. Además tienen que entenderse fácilmente y reflejar la empresa como es y como quiere ser percibida por su público. Hacer un análisis previo y ponerle creatividad será básico para conseguir un buen logo.

Ahora la sencillez es el valor más aclamado y exitoso, que da lugar al “menos es más”. Predominan las formas geométricas y los logos capaces de representar una historia en un golpe de vista. La sociedad evoluciona a un ritmo vertiginoso y las marcas tienen que ser capaces de adaptarse. Sin embargo, cambiar no significa evolucionar en positivo, por eso las empresas deben tener cuidado y no precipitarse.

¿Conoces algún caso de éxito en el cambio de logotipos?

Nuestros pendrives personalizados y el sector tecnológico en general, además de ser nuestro trabajo, son nuestra pasión; por eso hemos elegido el ejemplo de IBM.

Evolución logotipo IBM

Actualmente, el diseño se ha elevado a la máxima sencillez: con una tipografía simple y geométrica, huyendo de formas redondeadas y sinuosas.

¿Cómo es el logotipo de tu empresa? ¿Mantienes el mismo desde sus inicios o ha variado algo? 

Compartir en: Twitter Facebook Google+ LinkedIn