La historia según el pendrive: El inicio de las memorias USB

Historia de los pendrives  | Blog USB Models

¡Qué haríamos nosotros en USB Models si no fuera por lo que para nosotros es uno de los grandes inventos de la humanidad: las memorias USB! Por eso, hemos querido hacer nuestro pequeño homenaje a estos aparatitos tan útiles que son los pendrives: vamos a contar su historia aunque, eso sí, lo haremos por partes, claro. ¡Vamos!

Antes de empezar, debemos tener en cuenta que durante su evolución las memorias USB han tenido varias generaciones, en concreto tres, que vamos a ir desgranando para que veáis cómo nos han cambiado la vida en estos últimos años.

 

La Primera Generación.

Empecemos desde el principio: Cuando arrancó el año 2.000, es decir hace 14 años, que se dice pronto, las empresas Trek Technology e IBM comenzaron a vender las primeras unidades de memorias USB, pero por separado, claro.

Trek saco su primer pendrive bajo el nombre comercial de Thumbdrive, mientras que IBM, que vendió las primeras unidades de su nuevo flamante producto en Norteamérica, lo hizo bajo la marca DiskOnkey. Lo curioso de todo esto es que las memorias USB de IBM estaban desarrolladas y fabricadas por la empresa israelí M-Systems, por lo que quizás IBM no fue el que diera con la tecla, pero sí uno de los más rápidos en ver el potencial que tenían las memorias USB.

Cada una de estas primeras memorias tenían 8 MiB, 16 MiB, 32 MiB y 64 MiB de capacidad (el MiB es una medida de capacidad similar al Megabyte). Desde el principio, se promocionaron y vendieron como el sucesor por derecho propio del disquete (sí, hombre, ese cuadradito tan simpático en el que guardábamos nuestras cositas antes de que llegará el cd, el dvd, y por supuesto los pendrives personalizados de USB Models).

Una de las curiosidades de estas primitivas memorias USB era que los primeros modelos utilizaban baterías propias, en vez de alimentarse con el propio ordenador como ahora.

Historia de las meorias USB | Blog USB Models

 

Segunda generación.

Pero los tiempos cambian y las memorias USB evolucionaron hasta su segunda generación. Los nuevos pendrives ya venían con conectividad con la norma USB 2.0, con una velocidad de hasta 30 Mb/s, es decir, veinte veces más rápido que los dispositivos USB 1.1. ¡A lo loco!

Las memorias usb más rápidas de esta segunda generación usaban un controlador de doble canal y, aunque eran muy rápidas para su época, todavía estaban muy lejos de la velocidad de un disco duro actual y a años luz del rendimiento que tienen los actuales pendrives, cono los que podéis encontrar y personalizar en USBModels.

Pero aquí no acaba la cosa, no. Este artículo continuará, ya que debemos hablar de la verdadera explosión de las memorias USB, es decir de la tercera generación. Una evolución que ha cambiado por completo la forma en la que ahora transportamos nuestros datos.

Compartir en: Twitter Facebook Google+ LinkedIn