Lo que debes saber del Usb Type C para no morir en el intento

Usb Type C | Blog usb Models

Ya os hemos hablado del Usb Type C y de cómo Apple se ha vuelto a adelantar a su competencia con este tipo de conector y ha logrado que hoy en día esté en boca de todos. Pero la cuestión es la siguiente ¿Es verdad todo lo que dicen del Usb Type C? Pues lo cierto es que no, y por eso, hoy nos queremos detener en este punto y comentaros qué es y qué no es un Usb Type C. ¡Empezamos!

Es un conector.

Sabemos que es de Perogrullo, pero lo cierto es que esta nueva herramienta tan solo es eso, un conector que puede soportar varios usos, como el estándar USB 3.1 y el USB Power Delivery (USB PD). Pero como ya os hemos hablado en nuestros artículos relacionados con la historia de los usb, hasta hace relativamente poco sólo existía un tipo de conector, el USB Type-A, lo que hizo que los fabricantes empezaron a crear versiones del mismo más reducidas como el USB Mini y el USB Micro.

El USB Type C trae como gran novedad que es estándar, pequeño, reversible y que por supuesto su uso no se limita a dispositivos móviles. ¿Y esto qué nos permite? Pues eliminar todos los cables que hoy en día debemos utilizar en nuestro día a día.Y por si fuera poco, además, el USB Type C soporta varios protocolos usando modos alternativos, por lo que se puede utilizar como salida digital de vídeo y audio (HDMI), salida DisplayPort, salida de vídeo analógica (VGA), y mucho más.

El USB Type C es estándar, pequeño, reversible y con el tiempo hará que podamos eliminar todos los cables que hoy en día debemos utilizar en nuestro día a día para nuestros diferentes gadgets.

El USB Type C no es USB 3.1.

Comenzamos diciendo que USB 3.1 es un nuevo estándar USB desarrollado y publicado por el USB-IF,que se presentó en sociedad allá por 2013. Querían actualizar el estándar USB 3.0 a una velocidad de 10Gbits/ para que se adecuara a las necesidades de hoy en día.

Pero como hemos dicho el USB Type C no tiene nada que ver con el USB 3.1, si no que es simplemente, la forma del conector y puede ser implementado por USB 2.0 o cualquier otro protocolo que se adecúe a sus características. Es decir, que una cosa es el protocolo y otra el conector.

Potencia de fuego.

O lo que es lo mismo, de transferencia. Si nos damos cuenta, actualmente los cargadores de smartphones, lectores electrónicos, tablets, cámaras y gadgets similares disponen de un puerto USB 2.0 para cargarlo que no tiene potencia suficiente para cargar un ordenador, ya que tiene una transferencia máxima de 0.5A a 5 voltios, es decir, 2.5w.

El USB Type C, por su parte, gracias a la especificación USB Power Delivery, establece el límite de transferencia en 100w. Además, al ser reversible, podrás cargar tus dispositivos a través de otro dispositivo a esa velocidad, es decir, por ejemplo, de ordenador a smartphone, o viceversa, manteniendo esa tasa de potencia.

Compartir en: Twitter Facebook Google+ LinkedIn