El porqué del nombre de las marcas más famosas del mundo

Las nombramos a menudo pero, ¿sabemos por qué las marcas se llaman así o qué significan sus nombres?

Pendrive con logotipo

«Pocas veces los negocios fallan por el nombre de la marca salvo que sean claramente negativos, pero también es cierto que los buenos nombres pueden ayudar», asegura la experta en Marketing Ana Rumschisky. “

No hay reglas fijas ni normas formales que aseguren el éxito de una marca pero deben cumplir determinados clichés esenciales: que sea corto, con una pronunciación fácil y global, que se relacione con tu producto o actividad y por supuesto, que no tenga connotaciones negativas.
¿Te has dado cuenta de la cantidad de marcas que empiezan por “A”? Amazon, Audi, Adidas, Acer, Adobe… Pues bien, este hecho no es casual. Lo que buscaban con ello era aparecer en los primeros puestos de las agendas telefónicas. Buena estrategia ¿verdad? Otras marcas optan por traducir expresiones o términos de su idioma original como Volkswagen (“automóvil del pueblo”) o Ray-Ban (“prohibido a los rayos”).

Boligrafo USB con logoLa composición de dos palabras puede ser otra alternativa perfecta para conseguir captar la atención del público. Casos de éxitos son Coca-Cola (elaborado por hojas de “coca” y extracto de nuez de “cola”) o Mercromina (procedente de “mercurio” + “cromo”).

Según los expertos, sólo en España, entre el 30% y el 50% de las marcas tienen el nombre de su dueño o fundador y dicen que estas son las más mimadas. Fuera de nuestras fronteras encontramos casos como:  Ikea (Ingvar Kamprad y su lugar de origen EA) o Adidas (Addi Dassler), ejemplos claros, de que las iniciales de sus creadores inspiraron el nombre de sus marcas.

En España también existen casos curiosos, conoces el origen del nombre de  marcas como… 

 “Uno de 50” fundamenta su nombre en uno de sus valores que inicialmente se plantearon como marca, la exclusividad. Pretendían ofrecer a su clientela piezas exclusivas de su marca, fabricarían 50 unidades de cada modelo de joya. Al ver que su éxito era mayor del esperado aumentaron el número de sus fabricaciones. Para conservar su valor de creación, cada cierto tiempo lanzan colecciones numeradas de productos exclusivos: zapatillas, lámparas, brochas…

Otras firmas optan por darnos pistas de su historia a través de su nombre, como es el caso de Dolores Promesas. Un nombre, que podría ser sólo eso, esconde mucho más. El resultado de sus vivencias de niña y adolescente, sus problemas, aspiraciones y en resumidas cuentas, su vida, es el reclamo perfecto para llamar nuestra atención, para conmovernos. Es, lo que podríamos decir, un ejemplo de marketing emocional natural, sin planteamientos ni guiones pero consiguiendo captar a través de las emociones.

En nuestro caso, adoptamos el nombre de USBModels por dos razones; por un lado, representar nuestra actividad como fabricante de memorias USB y por otro, para darle un toque más personalizado de nuestros modelos. No queríamos que la gente entendiera que sólo vendemos pendrives sino que además creamos modelos únicos a los que bautizamos como “Models”. Lo vimos claro, ¡la personalización era clave! Además de aportar un valor añadido a un pendrive se adapta a los deseos y necesidades de nuestros clientes.

Y tú, ¿qué pretendes transmitir con el nombre de tu marca? ¿Hay una historia detrás del nombre de tu empresa? ¡Cuéntanosla!  

Compartir en: Twitter Facebook Google+ LinkedIn