Pop, Moda y Memorias USB

memoria usb moda | Blog usb Models

De las pasarelas a la lucha social, la memoria USB conquista el mundo.

Ha pasado mucho tiempo desde que las memorias USB eran simples aparatos. Un pendrive era apenas un trozo de plástico con un conector, que iba directo desde su escondite, en un bolsillo recóndito, al puerto de tu dispositivo, y vuelta a empezar. A día de hoy, sabemos que no sólo son indispensables, gracias al gran aumento de sus capacidades y su amplia compatibilidad, sino que, por sus incontables posibilidades de personalización, son toda una demostración de tu estilo, de tu personalidad y hasta de tus convicciones.

Así, estos aparatos tan útiles son más que un gadget o un complemento, llegando a convertirse en un motor de cambio y el arma más pop a favor de la libertad. ¿Pueden ser todo eso, te preguntas? Pues sí. Eso, y mucho más. Sigue leyendo y lo comprobarás.

Moda de muchos gigas.

A la tendencia, que no hace más que crecer, de personalizar las memorias USB no sólo se han sumado las empresas pequeñas con ganas de hacer algo de branding, sino que las marcas de lujo, en general más apegadas a lo analógico, han sabido subirse al carro de los complementos más geeks, desarrollando líneas de productos pensadas para contentar a los amantes de la tecnología y de la moda.
De este modo, compañías como Swaroski, Porsche, o la española Ágata Ruiz de la Prada, acercan el diseño más actual a los puertos de tu dispositivo, aunando estilo y tecnología para crear objetos punteros y con una identidad y carácter únicos. Eso sí, poder presumir de marca no es tarea fácil, así que ya puedes aflojar la cartera, porque no te saldrá barato.

Las marcas de lujo, en general más apegadas a lo analógico, han sabido subirse al carro de las memorias usb, desarrollando líneas de productos pensadas para contentar a los amantes de la tecnología y la moda.

Cultura Pop para derrocar un imperio.

Pero ese no es el único contacto de la cultura popular con las memorias USB. De hecho, son tantos los puntos en común que hasta hay hueco para historias realmente rocambolescas, como la que une Pendrives, contrabando, telecomedias noventeras y nada más y nada menos que Corea del Norte.
La versión rápida de esta apasionante aventura nos convence que la lucha por la libertad se puede hacer en cualquier lugar y con cualquier medio, aunque sea atravesando el río que te separa de una de las dictaduras más opacas del mundo cargado de estos dispositivos. Lo cierto es que existe un grupo de activistas que se dedican a introducir ilegalmente en Corea del Norte USB repletos de teleseries, entre las que se incluye la archiconocida Friends, con la esperanza de que la gente, al verlas, se plante ante la propaganda del régimen.

Y sus acciones, tan disparatadas como increíbles, parecen dar sus frutos porque ya han conseguido seguidores y hasta la atención mundial. Quién sabe, a lo mejor un día se hacen tan conocidos que hasta les hacen una serie y la introducen allí usando una memoria usb personalizada, por ejemplo. Hasta entonces, les tocará seguir luchando a base de Chandler y Joey.

Compartir en: Twitter Facebook Google+ LinkedIn