Vacaciones y memoria USB de viaje: la pareja perfecta.

memoria USB de viaje | Blog Usb models

Toda la música que puedas escuchar para disfrutar de tus vacaciones en una memoria USB de viaje. ¿No te lo crees? Pues sigue leyendo.

Llega el veranito y, con él, el turismo. Al menos, es la idea de la gran mayoría de nosotros que, con el primer rayo de sol estival, comenzamos la eterna discusión de “¿mar o montaña?”. Sea cual sea la decisión final, ganes o pierdas, alcances la costa o te lleven a rastras a un camping, siempre quedará el trasiego del viaje: esas horas de camino en la que poco a poco, intuyes que tu destino está cerca mientras, a la vez, ves alejarse cientos y cientos de árboles. ¡Pero no desesperes! Este trámite no tiene por qué ser aburrido, y mucho menos ahora, que puedes llevar en tu bolsillo todo lo que necesitas para hacer de ese trayecto algo inolvidable.

Buena compañía y mucha música.

Atrás quedan los tiempos en los que teníamos que conformarnos con lo que sonaba en la radio, cuando teníamos que cargar con un saco de casetes o con una aparatosa carpeta llena de CDs que íbamos intercalando para no acabar hasta el gorro de la misma música. Por suerte, hoy en día los equipos de sonido de los coches disponen de puertos USB mediante los que, con sólo pulsar el botón de encendido, podemos disfrutar de una cantidad interminable de temas. Moraleja: Si tenemos a mano una buena memoria USB de viaje, la música nunca se acaba.

¿Y cómo es esto? El secreto está en la capacidad. Los pendrives modernos son capaces de contener horas y horas de música. Por ejemplo, en 16Gb podemos almacenar más de tres mil canciones que te harán más amenos los atascos de la operación salida. ¡Ahí es nada!

Hoy en día los equipos de sonido de los coches disponen de uno o más puertos usb mediante los que podemos disfrutar de una cantidad interminable de temas con sólo una memoria USB de viaje.

Para los más ordenados.

Pero siempre hay quien quiere escuchar sus canciones con un cierto orden, y no es el primero que hayamos visto que acaba mosqueado si los temas saltan sin ton ni son. Aunque esto sea, a veces, algo complicado de evitar, siempre hay trucos que un melómano espabilado puede utilizar.

Uno de los más fáciles es numerar las canciones aunque, si son una buena cantidad de ellas, siempre se pueden distribuir en carpetas según el gusto de cada uno, el ambiente e incluso el paisaje. Cualquier clasificación está permitida, y desde aquí recomendamos probar diferentes combinaciones para conseguir tener la selección definitiva.

Y también para los fans.

Pero habrá quien prefiera escuchar a su grupo favorito sin parar. Para ellos también existen opciones, como olvidarte de formatos antiguos y comprarle a tu banda favorita su LP en un pendrive que, además, incluya material adicional como vídeos, fotos, o accesos premium a sus páginas y redes sociales.

Y para los que no se conformen con un tema ni dos, ni con un álbum entero, siempre pueden ir a por todas y tener en la palma de la mano todas las canciones de los Beatles, por ejemplo. Recientemente, su discográfica han remasterizado toda la discografía de la mítica banda y ahora la comercializan en un formato tan moderno como una manzana que, como no podía ser de otra manera, es también una memoria USB de viaje.

Compartir en: Twitter Facebook Google+ LinkedIn